9.10.08

Bitácora perdida del vanagloriado Pum Tintobón 2

SORPRESAAAAAAAAAAA =)

Soy Ramireo y les traigo más páginas de la bitácora perdida =)



18 de noviembre de 1733


Me desperté a la madrugada. Ruidos en la bodega llamaron mi atención. Salí a cubierta y llamé a viva voz al Sargento Ribotril. No contestó. Esperé unos segundos y luego, de súbito, las compuertas de la bodega se abrieron de par en par. Allí estaba el Sacerdote y su séquito. Lo recuerdo perfectamente, como si se tratara de ayer: “¡A la toma del navío!”, gritó desaforadamente el muy desgraciado a la vez que yo quedaba anonadado ante tal evento. Reaccioné y llamé a gritos a la tripulación pero, al instante, me di cuenta que era inútil, ya habían sido capturados. Corrí yo la misma suerte y terminé junto a ellos en una suerte de balsa en la que nos acomodaron a todos, incluido Pelo de Buey, el enano multifunción.






21 de noviembre de 1733


Aquí estamos, a la buena de dios. Todavía no puedo creer mi suerte al conservar aún mi pluma y mi tintero. Detallar esta vil artimaña me servirá para exponer el caso ante El Consejo de la Fulvia Andante, una vez lleguemos a las Indias.

Tres días han pasado ya desde que nos pusieron a flote en esta balsa. Hemos perdido ya a 2 compañeros. Aquellos que quedamos vivos no lo haremos por mucho tiempo más; nuestras barrigas rugen poderosamente y Pelo de Buey está perdiendo el cabello paulatinamente.


En caso de morir en este vasto océano del cual somos frustrados prisioneros, quiero ¡Oh grandes hombres de la humanidad!, sepan quiénes fueron esos marineros traicionados por aquel despiadado Sacerdote de la Sagrada Coyuntura. Los valientes son:

Capitán orgulloso del Navío y su servidor, Pum Tintobón

Oficial al mando y mano derecha, Don Sir Fervo Pleonasmo

Asistente de oficial: Tarro de Asco

Sargento primero: Gergel el Magnífico

Sargento de repuesto: Lepuyo De Rebeçain

Contramaestre inculto: Chiféi Vergabuena

Divertimento popular y multiuso: enano Pelo de Buey

Tripulantes varios: Ygniel Zepa, Cuerpo Hermoso, Cara de Garcha, el Patidifuso Ernaldo, Turbante del Cielo, Porrón Desgraciado, Carva del Sur.














…la vida es vida desde que la mar es puta…












22 de noviembre de 1733

Gracias al cielo y los benditos ángeles que adornan la entrepierna de Apolo hemos avistado tierra por primera vez desde que partimos de Cabo del Palo, ese oscuro y frío día de junio. Los hombres alimentan sus esperanzas. Pelo de Buey da noticias de un incipiente brote de cabello en su coronilla, lo cual levanta las presiones sobre la tripulación, que ahora se muestra optimista. Yo por momentos me abstraigo y fantaseo con pavos asados y patatas.

¡Tierra! ¡Tierra! No puedo dejar de gritarlo y mis hombres tampoco. Apenas hemos puesto nuestros pies en la suave arena tropical. El viento cálido mece las hojas de las enormes palmeras, los arbustos cuchichean entre sí, la selva se extiende y se profundiza hacia lo que creemos el centro de la isla, el mar azul se extiende lejos en todas direcciones. No sabemos todavía si la ínsula está habitada por alguna especie de alimaña. Nos reservamos la exploración para mañana. Pronto comenzaremos a alimentar una pequeña fogata mientras un grupo va de caza.

La cena fue deliciosa. Cara de Garcha logró hacerse con un pequeño pato más sabroso que una tiguada, Turbante del Cielo trajo varios pescados que sólo dios sabe como se las arregló para atrapar y los demás marineros trajeron un pequeño jabalí y una pata de regüerta. En fin, nos saciamos todos y ahora descansamos sobre la cálida arena y recargamos energías; mañana por la mañana nos lanzaremos a la exploración del lugar.














3 comentarios:

Hernan dijo...

Que carajo paso con la manzanita de los posts random? Anda rarita, yo quiero ver posts, no comentarios. WTF?

Nacho dijo...

Glorioso, realmente glorioso. Me llenó de júbilo y me dio vuelta la concha tres veces.

Platón de Bananas Sintéticas dijo...

A mi me llenó de vueltas e hizo que mi concha dé júbilo tres veces.