13.2.09

Hongomóvil

Sinull eo ntarkoitukseen. Voi tvälkynt äe iol evaihtoehto, susurran los árboles y el viento a Pergo. Pergo se sube a su taburete y se lanza de un clavado al pantano lodoso. Sólo que en lugar de el lodo blancuzco del que hubiera esperado verse cubierto no lo toca, pues Pergo pasa a través de la superficie y aterriza sobre un colchón esponjoso y húmedo con aroma a Frutos del Bosque, en una caverna algunos metros por debajo del pantano.
Dicho colchón resulta ser la cabeza de un frondoso hongo, y dicho hongo ahora se mueve a lo largo de la cueva, como si hubiera esperado la llegada de Pergo durante miles de años luz. En la parte inferior del hongo, sin embargo, algo se está cocinando.

Un tifón en la distancia se llevó a una cabra. Eso es todo en lo que puede pensar Cletus, quien, montado sobre un dandelio junto con el Mardigrás y flotando a la deriva visualiza un tifón en el medio del Océano Dártago.
Temiendo por su vida, se apresura a coser tapioca a toda volecidad, mientras el Mardigrás con una calma inusual se despoja de sus pojas y se despija de sus vergüenzas¹.

Pasado un largo rato mientras Pergo viaja a lomo de hongo, el aire comienza a hacerse menos húmedo y pesado, y en el techo del túnel subterráneo aparecen ahora raíces, cada vez más largas a medida que avanzan. Finalmente y sin previo aviso, irrumpen en la noche abierta, y Pergo se maravilla, pues una estela de nebulosas, estrellas, cúmulos, halos, auroras, cuásares y lluvias de meteoros recubren la bóveda celeste, y él es incapaz de reconocer a la mayoría. Busca la Estrella del Poniente y la localiza a unos 120 dragos de separación gangular de donde la viera la noche pasada.
El hongo sigue desplazándose suavemente colina abajo, y Pergo reconoce el valle como el suyo propio, solo que donde debería estar Carlbabia no la hay; en su lugar hay una luz blanca tan penetrante que duele mirar.

¹ N. del N.: expresión coloquial muy en boga en Carlbabia. Hay una anécdota muy poco interesante detrás de esto, tanto es así que el último que intentó recordarla quedó en un coma de aburrimiento. Basta aclarar que usé esta expresión para ilustrar la situación de desnudarse de forma pintoresca y acorde a las añoranzas costumbristas del Mardigrás.

7 comentarios:

Hermana de SDU-7 dijo...

Oh no! qué pasó con Carlbabia???

Che, me mata la curiosidad esas frases que ponés que, al parecer, están en finlandés, pero que no puedo traducir.

Nacho dijo...

Eso es porque están hechas con mi Juli-proof Translator Delucs.

Hermana de SDU-7 dijo...

Malo :(
Eso no va a evitar que te rompa las pelotas con eso. Puedo llegar a ser la persona más odiosa sobre la Tierra.

Hermana de SDU-7 dijo...

No posteaste el último capítulo :(

guillote dijo...

Solo quiero decir que si no leo Yoleihu! es porque tengo una yaga en la boca que me esta matando. No puedo comer papas fritas.

Hermana de SDU-7 dijo...

No veo la relación, pero me río de tu desgracia porque soy mala: JAJAJJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJ
Listo.

guillote dijo...

Todavia la tengo :(