30.12.06

El curioso incidente de Pijenia

Recordatorio de Buscalín: para ver la lista entera de todos los episodios de este RPG (con este, cuatro), vayan a esta dirección.

Continuemos nuestra historia. En su cruzada a Allende los Mares, Bajo las Estrellas, esta manga de autodenominados héroes atraviesa el pueblo de Pijenia, una comunidad, vamos a decirlo, de mierda.
Para empezar, todos los habitantes tienen un nombre que es una variación de la palabra Pija. El día de hoy era incluso más molesto, ya que la Guardia Imperial había venido a confiscar pijas, y los apenados pijochences tenian que ir con cuidado, porque iban por ahi y aparecia un Guardia, les pedia los papeles, y si no los tenian ¡zac!

Bueno, el tema que hoy nos ocupa es que Ramón andaba con dolor de barba, y dado que estaban en un pueblito, choto, pero un pueblito al fin y al cabo, fueron a ver a curandero, que resultó ser un hippie en una choza.
"Presiento una vibra positiva. ¿Qué se les ofrece?"
"Si, mira, tengo un cupón que dice El Gran Pijandro te Ayuda. Vale por un 50%."
"Oh un cupón. Esa es una gran reliquia. Bueno, acostate asi procedemos a la acupuntura."
"Nah, que acupuntura, viejo boton, queremos que le eches un vistazo a la Barba de Ramón El De La Barba!"
"De acuerdo Ramon, acuestate boca abajo en..."
"¡Nada de acupuntura, atorrante!"

Y así tras una sesion de acupuntura (y varias hemorragias), el Gran Pijandro determinó que el Mago tenía Cancer de Próstata. "Como Evita Perón", dijo el hippie. Ahi fue cuando comenzaron a sospechar de sus capacidades curativas.
Decidieron pagarle e irse. Un cartel grande decía "Acupuntura: 100 monedas."
"Bien, viejo, aqui tienes tus 50 monedas."
"Nananana, ¿cómo 100 monedas?"
"Por el descuento de 50%"
"Dónde dice descuento? RECARGO del 50%!!!"

Fue inutil protestar. El duelo era inevitable.

Pijandro lanza su ataque de acupuntura y les reduce a todos el HP.
Plagio Skywalker intenta comer una manzanita, pero ya es tarde. Otra ráfaga de acupuntura los deja a él y a Juno KO.
Xuxa convoca la sabiduría ancestral psicodélica y lo deja a Pijandro en estado "wooooow". Es el turno de Ramón el de la Barba, el supuesto mago que en realidad sólo sabe hacer trucos baratos de salón. Le dice al hippie: "Pensá un número de dos cifras. Ahora sumalas, dividilas por 2 y restales el coseno de menos Pi. A que da ocho."
El hippie contraataca: "No, da seis."

CRITICAL!

Ramón está al borde de la muerte. Xuxa utiliza su magia para revivir a Plagio, quien no pierde tiempo y come una manzana. Lamentablemente, esto hace que Ramón pierda sus ultimos puntos de HP.

Son Xuxa y Plagio contra Pijandro. Mientras Plagio come manzanitas sin lograr efecto alguno, Xuxa recurre al recurso más desesperado: la autodestrucción.
Una Super Bola de Fuego Ultra Power Rangers envuelve la choza maloliente, y deja KO a la princesa elfa y a la violación de los derechos de copyright de Lucas Films. También es devastador para el hippie, pero éste estaba armado con el poder de la chala, y le deja sólo 10 puntos de HP.

Ahora llega el momento de la revelación. Hagan silencio. Vos, el gordo de la tercera fila, deja esos Rocklets para despues, porque hacés mucho ruido.

Silenciosa y subrepticiamente, la Barba de Ramón el de la Barba comienza a arrastrarse por el piso, toma una manzanita y se la come. Juno revive, y la Barba vuelve a su estado original de incógnito.
Juno no demora: toma su Joe Bazooka y le mete un cañonazo en el medio de la cabeza a Pijandro.
Detrás de su cucha, encuentra un cofre con muchas pociones, entre jerigas, fasitos y pajitas locas.
Con dichas pociones los revive a todos, y continuan su camino.

A Ramón la Barba no le duele más, pero ésta es una historia que se merece ser contada por separado.

2 comentarios:

sommeil dijo...

bueno no entendi mucho el cuento pero por suerte parece terminar bien, asiq ue que bueno ;), ahora quien era pijandro? mm bastantes dudas me quedaron!! y pobre el gordo de la tercer filaa, a quen no le gusta hacer ruido con los roclets!!! bueno che pasaba besosss

Nacho dijo...

Tiene mucho de RPG ^_^

Pijandro era un hippie que pretendia cobrarles mas de la cuenta.