7.9.08

Bitácora perdida del vanagloriado Pum Tintobón

Buenas tardes señores y señores no homosexuales.
Soy Ramireo y, como buen ciudadano, he de contrbuir a enriquecer el blog de mi querido primo.


No contento con escribir una crónica perfecta de mis aventuras y desventuras (Historias de una Ida y una Vuelta) ahora estoy traduciendo lo que se llama la "Bitácora Perdida del Vanagloriado Capitán Pum Tintobón".

Aquí dejo la primera parte, donde el gran Capitán narra el primer día o, al menos, el primero del que se tiene constancia (ya que en realidad no es EL primero, pues ya de por sí arranca con una frase de la que el comienzo se ha perdido en extrañas desventuras).

Más adelante tal vez me digne a narrar cómo fue que este libro llegó a mis manos, pero ya veremos.
En fin, vayamos a los hechos.

Aclaración: el formato primitivo era una hoja de 12 x 18 cm, por lo que no os aseguro que aquí en este blog quede perfecto en cuanto a hermosura.

Bitácora perdida del vanagloriado Pum Tintobón



        …pero el enano nunca se dio cuenta. En fin, estamos ahora nuevamente en alta mar. Las gaviotas se deslizan por el aire y el sol del mediodía carcome seresines…

        …buscamos la jungla del Peloponeso, sin duda- le dije hoy a un roñoso caballero alado que pasó cerca de nuestra barcaza mientras intentábamos pescar una sirena o algo que se le pareciese. El señor no pareció darse por aludido y siguió con su paseo matinal. No dudé de su virilidad.






         16 de noviembre de 1733

        Un episodio curioso pero a la vez muy chistoso tuvo lugar esta mañana. Me desperté con el cantar de Tarro de Asco, el oficial al mando que duerme a mis pies siempre que su espalda se lo permite. Como es costumbre, me adelanté a la tripulación y salí a cubierta. Alguno de los sátrapas había dejado el Balde de los Auxilios a la intemperie la noche anterior y éste, inexorablemente, habíase corrompido. Cubierto de negrura se encontraba. Lo tomé por el borde y solté un chiflido digno de un señor de la alta aristocracia. Debo decir que hasta me sorprendí a mí mismo. En fin, la tripulación toda estuvo presente en cubierta a los pocos minutos. Les comenté la desgracia del balde y pregunté quién habíase dignado a realizar tan maligna acción. Como era de esperar, ninguno de los degenerados contestó; eran todos tan honestos como una Pirga. Decidí entonces arremeter contra Josecillo el Hermoso, que se encontraba muy cerca de mí. El pequeño tripulante cayó vencido ante mi puño justiciero (y, debo decirlo, ya no fue tan hermoso). Los compañeros realizaron vanos intentos por reanimarlo, pues eso nunca sucedió. Es más, el caído fue arrojado a unas Tripíadas que nadaban en derredor a nuestra embarcación. Rápidamente lo devoraron.


        Esta tarde tampoco fue exactamente una divinura, no. Mientras consultaba el horóscopo chino y viceversa, se anunció ante mi camarote principal un personaje de carácter siniestro. Nada más ni nada menos que un Sacerdote de la Sagrada Coyuntura y sus monigotes. Clamaban haber venido volando en una Totobúa tirada por Gnomuses. Consulté entonces a mi Oficial al Mando, que me correspondió con un leve asentimiento. Corroborada la información, pregunté a estos seres que qué era lo que osaban pedigüeñar (realizando un enorme esfuerzo para obviar el hecho de que habían descendido en MI nave sin ningún tipo de permiso ni sosobra). Muy cortésmente, el Sacerdote explicó que provenían de Las Indias y que, luego de un viaje tan largo como la eternidad, buscaban asilo en nuestra nave. Accedí de no muy buena gana y obligué al contramaestre a prepararles un lecho en la bodega, junto a su oficina. Una pij…

13 comentarios:

Nacho dijo...

Misterioso, si señor muy misterioso.

Anónimo dijo...

oh cielos! como continua la historia? no creo poder dormir o comer panqueques hasta que lo averigue! ya me las pagaras, ramireo bolsachon, ya me las pagaras...

Lorena dijo...

un asco, una mierda con olor sabor y todo.

segui escribiendo dale que te salen estupendamenteasquerosas tus historias.

Gustavo dijo...

jaja me encantó el enano.
Josesillo el hermoso tiene que volver a aparecer para vengarse, pero ahora mutado en pez escoba.
Derecho a Hollywood!

Anónimo dijo...

jojoooo

como que no podra dormir que mamon debe de ser.
Ni comer panqueques jojoooo que idealista mas reprimido.

Anónimo dijo...

y pensar que hay gente como estos que se hacen famosos mediante la mediatizacion, gracias a estas mujeres llenan el blog de firmas.
Sigan asi dentro de poco se convertiran en Fror de la V.

Ramireo dijo...

¡Pero qué olor a concha inmunda la puta madre!

Uno escribe algo, idealista, así desde lo profundo del corazón, con la mera intención de provocar al menos una sonrisa en la gente de bien y ¡miren nomás! ¡Saltan las conchas al aire proclamándose en rebeldía!

¿Prefieren leer pelotudeces dramáticas y novelas eróticas y bañarse en su propia agua hedionda? o_O



DÉJENSE DE JODER MIERDA CARAJO Y DISFRUTEN DE UNA LECTURA QUE NO ES LA CONVENCIONAL Y QUE SÓLO LA ENCUENTRAN EN YOLEÍHU Y RAMIROANIMAX ;)




putas todas, sí señor



Atte. Ramireo

María Estevez dijo...

Me gustan las novelas eróticas.
Me causan erotismo en toda mi piel y después me dan ganas de meterme un trasbordador por el ano y/o mi vagina.

Nacho dijo...

"Me gustan las novelas eróticas.
Me causan erotismo en toda mi piel [...]"


Frase para el recuerdo, sí señor.

Lorena dijo...

Nacho, perdoname.
Empeze a molestarte porque queria llamarte la atención.

La verdad es que estoy enamorada de vos.
Ya se que no nos conocemos, pero me lei todo tu blog, de pies a cabeza, y te idealice un poco.

Perdoname por haberme portado tan mal, no quiero que me odies.

Si me perdonas, y si queres, te paso mi msn ;).

XOXO
Lorena.

Nacho dijo...

:O ¡Qué emoción! ¡Yo también te amo, Lorena! ¡Oh! ¡Oh! ¡No quepo en mí de gozo! ¡Todos mis sueños se han cumplido!
Pero... lo nuestro no puede ser, no.
Debes ser más fea que una patada en los huevos.

Lorena dijo...

jajaja aeso todos saben que no lo escribi yo

Lorena dijo...

no estoy tannn necesitada para escribirte eso Nacho, mira la verdad es que me das lastima ya y me pone mal pelearme con vos sos demasiado maldito con las mujeres.
Ya te dejo de escribir, porque tengo mejores cosas que hacer.
Tengo mucho estudio, que a diferencia de vos parece que no tenes ni una mina que te banque...