2.4.08

Zafe y vuelta a Casa

Mientras mi teléfono no dejaba de sonar, los guardias me rodiaron y apuntaron con lanzas, la lanza de uno no tenía punta y me di cuenta de que era el Tarado de la Seccional (todas las jefaturas tienen uno). El Tarado arremetió con su no-lanza, ansioso de llevar el pan a la mesa esta noche.
Pero nunca llegó a tocarme, porque en ese momento la realidad se empezó a magnetizar nuevamente y antes de saberlo, me hallaba en Nigeria, en un pueblo llamado Kano, sí, como el chabón de Mortal Kombat.

Los presentes miraron la escena con asco: ante ellos había aparecido un ser peludo de camisa a cuadros en posición fetal sobre un charco de pis.
De entre los curiosos surgió un chamán, que me tomó del perineo y me arrastró a su cabaña. Una vez que cerró la puerta de lona tras de sí, puso un CD de Maná y se dirigió a su escritorio. Sacó de un cajón un rollo de papel enmarcado, y el rollo contenía inscripciones en arameo.

- Hace mucho, mucho tiempo, hubo un mono que presagió tu llegada. Dijo que deberíamos manipular el tiempo para traerte del pasado, y que tu, Oh Señor de la Nalga Esponjosa, nos enseñarías tus artes y técnicas (tales como hacer punchi punchi con la boca y un micrófono).

El tipo me dijo que era 13 de marzo del 2008, y que hace tiempo venía intentando traerme, y eso explicaba las fluctuaciones en el tiempo.

- Pero, por qué viajé al 100 a.C?
- Para que te podamos traer al presente.

Y como sé que en este punto la historia se contradice, hagamos de cuenta que la explicación del chamán es profunda y metafísica.
En fin, al par de días me fui para el norte, cruzando Niger (palabra que en EEUU es un insulto muy racista), y finalmente cruzando al continente europeo, que era mi destino final antes de ir a casa. Pasé de España a Francia por la cordillera Franco-Cantábrica, corté por Francia y me fui hasta Magdeburg a visitar la tumba del Maestro.

Estaba volviendo por Bélgica para cruzar a Inglaterra para reírme de su acento y ya volver a casa para dormir, porque a todo esto, no había ni dormido ni comido ni dicho la palabra "gurruchaga". Y en un momento percibo el sonido de estática, y me llega un mensaje de texto:

De: Chamán
----------

Sorry.


Y con un fuerte ruido de arveja, desaparecí y me encontré en mi casa, el 11 de enero del 2008. Mi monitor lucía una gran pija pintada con marcador, y ahí comprendí que yo mismo era mi doble irreconocible.

Ay bueno que final shockeante eh, menos mal que tengo IAPOS. ¬¬.
Confesión: se me acaba de ocurrir, a decir verdad no tenia ni mas puta de como terminarlo, asi que ahi tenes.Me voy, me voy, me fui.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

uy que buen final mira como tiemblooo

Wet Biscuit McGlee dijo...

Uhhh si mira que finalazo loco la puta madre de la lora uhuuuhuhuhu

Nacho dijo...

EH hay viaje temporal, autorecursividad, explicación de un fenómeno planteado antes en la trama.... tiene todos los componentes de un buen final.
Chupenme el bol.

Por cierto, lo acabo de releer, y ésta línea:
Ay bueno que final shockeante eh, menos mal que tengo IAPOS.
Me hizo tentarme.

Si soy un hijo de puta porque me olvido lo que escribo y despueslo leo y me cago de risa.

Arriba las manos, esto es una cumbia. Digo un asalto.